EN SANGRE Y ORO -JAIME BENEDITO

          


                    EN   SANGRE   Y   ORO

 

                     Yo sé que hay un largo          

                   vacío en la espera,

                   un silencio hondo

                   entre tanta pena.

 

                     Se escuchan afuera

                   chillidos y voces,

                   clarines y acordes

                   cayendo entre blancas

                   espumas de gritos,

                   que anhelan un rito

                   sangriento y efímero.

 

                     Yo sé cuando suena

                   la marcha macabra

                   que abre la puerta

                   que el toril reclama.

                   Enfrente mi vida

                   la doy por perdida.

 

                     Abierto el albero,

                   me espera el torero

                   que es todo un portento,

                   de mí sólo atento.

                   Su mirada blanca,

                   refleja en sus luces

                   que brillan al cielo.

 

                     Yo voy y arremeto

                   su capa rosada.

                   De pronto en la grada

                   las voces y palmas

                   aumentan el tono,

                   y yo más encono

                   a cada oleada.

 

                     Y vuelta al requiebro,

                   contento y sin miedo,

                   respondo a las palmas

                   con roces inquietos.                    

                     

                     Y por un momento

                   descanso en el centro.

                   La plaza atronando

                   al claro torero,

                   y yo sólo espero

                   que en oscura sombra

                   me envuelva el silencio.

 

                     En esto el jinete

                   azuza el costado

                   del ciego caballo.

                   ¡Y yo que no hallo

                   ni el sólido abrazo

                   del campo vedado!

                  

                     A mí se me ofrecen

                   puyazos sin tregua.

                   Con hiriente brío

                   la fiesta enloquece.

                   Nobleza y trapío

                   ¿la muerte merece?

                  

                     Mi cuerpo chorrea

                   el líquido premio,

                   pues quieren que muera

                   entre sufrimiento.

                  

                   ¡Y están aplaudiendo!

 

                     Un Olé sonoro

                   retumba en el suelo,

                   y yo que no lloro,

                   y yo que no tiemblo,

                   que aún bravo nombre

                   me queda: ¡ser toro!

 

                     ¿Dónde está ese hombre

                   con pepitas de oro?                

                     Arriba y abajo,

                   adentro y afuera,

                   en baile cerrado

                   me imponen su señas.

                           

                     Y yo que persigo

                   en vano a una sombra

                   que elude el castigo,

                   y a todos asombra.

 

                     Y vuelven de nuevo

                   los olés perpetuos

                   ¿qué sentido tiene

                   morir entre besos?

 

                    El paño que extiende

                   el héroe de cieno,

                   de un rojo sangriento

                   se para un momento.

                   Un secreto esconde

                   que encontró el silencio.

 

                     Y allí, a mi frente,

                   desnuda e inocente

                   la espada se ofrece,

                   y a mí me señala

                   con dedo indolente.

                  

                     La plaza acallada

                   retiene el aliento,

                   y en sólo un momento,

                   en limpia estocada

                   la espada está dentro;

                   y aparta mis huesos,

                   y crispa mis nervios.

 

                     Las luces fenecen

                   y desaparecen;

                   las voces se funden

                   y a trote rehuyen.

                   Y como flaquecen

                   mis fuerzas de toro,

                   las patas me vencen

                   y así me convencen

                   que es mi muerte a coro.

 

                     Oh! sí, ¡qué jolgorio!,

                   qué aplausos y risas

                   entre mi agonía.

                   Matador al hombro,

                   la plaza rendida,

                   mientras pierdo vida

                   y al vacío asomo.

 

                     Pero ¡ay!, un momento.

                   Yo sé de una estela

                   rugiente e infinita,

                   que siempre se agita

                   y rompe por dentro.

 

                     Yo sé de una espada

                   caliente y divina,

                   que impune asesina

                   certera estocada.

 

                     ¡Ah, rían y aplaudan!

                   de modo perverso,

                   que tal vez mañana

                   el viento sea adverso,

                   y cambie de suerte

                   el sueño viviente.

                   Y venga la muerte

                   silenciosamente.

 

                     Y al igual que el aire

                   que pasa y no es nada,

                   como una cornada

                   al mismo costado,

                   se queden postrados.

                   Y acallen sus voces,

                   sus olés atroces,

                   y en tendido estado

                   el nicho esperado,

                   otrora feroces,

                   acoja en silencio.           

                   Y el vacío horrendo

                   ahogue sus sones.

   

     Y todo sea sombra,

   se apaguen los soles,

   y un viento olvidado                           

  arranque las flores

  del hombre lidiado,

  y al fin lapidado

  con pocos honores.

 

 Y todo fue vago:                                

 el mundo, y acaso

 los vanos temores. 

                    

          

   Jaime Benedito Salavert

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: