RECITAL EN EL CENTRO PENITENCIARIO

Sería maravilloso poder comenzar de nuevo. Sentir que la vida te da una última, pero nueva, oportunidad. Sería excitante tener ante ti todos los errores para, en un último giro inesperado y sorprendente, darles la espalda y caminar por la senda  adecuada.

Pero también resultaría demasiado fácil. Comprender que decidimos nuestro destino es una de las mayores proezas a las que nos enfrentamos. El reto de saberse único y responsable.

Hace unos días miramos a la cara de muchos que les gustaría no haber incurrido en esas faltas, en esos desaciertos que ahora están pagando en forma de privación de libertad.

Tuvimos la fortuna de, con la mediación de la parroquia del Parque San Roque de Silla, acudir al Centro Penitenciario de Picassent (Valencia), donde nos recibieron muy amablemente tanto funcionarios como internos.

La experiencia, como primera en este escenario, resultó muy positiva. Algunos internos e internas participaron activamente, e incluso comentaron sus inquietudes poéticas,  nos dieron algún consejo de estilo y nos agradecieron nuestra asistencia ante más de 50 reclusos.

Nos despedimos con la idea de volver pronto, como cuando alguien regresa de un país exótico y sabe que dejó atrás muchas experiencias por vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: